Revista Ground Online
logo revista Ground

Lo que pasó


Fue la sexta edición que se corrió en Sudamérica. Una competencia que tiene tantos fanáticos como detractores, pero cada año convoca mayor cantidad de participantes y sponsors.

Pasó el Dakar

El Rally Dakar es una competencia de rally raid, una disciplina dentro del automovilismo y motociclismo que se desarrolla a campo traviesa, donde por lo general no hay caminos delineados y en la que los participantes en cada jornada deben recorrer cientos de kilómetros de un pueblo al otro. Una de las claves fundamentales en este tipo de carreras es, sin lugar a dudas, la orientación y la capacidad de soportar las inclemencias del tiempo.
Puntualmente, el Rally Dakar es una competencia que se realiza anualmente desde 1978, después de que un piloto francés llamado Thierry Sabine se perdió durante días en el desierto de Teneré, al norte de África. A partir de entonces se considera que su experiencia es digna de ser reproducida en una competencia internacional. Está organizada por el principal organizador de eventos deportivos de Francia, Amaury Sport Organization (ASO) y considerado como uno de los rally más duros y el más famoso del mundo.
En su versión original, los corredores partían desde alguna ciudad europea hasta Dakar, capital de Senegal, África. Durante muchos años la carrera partió de Paris pero a partir de 1995 fue cambiando el punto de largada principalmente por motivos publicitarios y/o políticos. Posteriormente también varió el punto de llegada por cuestiones políticas y de seguridad, en ocasiones relacionadas con problemas de guerrillas o guerras civiles internas. Como en el 2008 el Rally fue suspendido por recomendación del gobierno de Francia por temor a posibles atentados terroristas, desde 2009 el rally se mudó a Sudamérica, específicamente a países como Argentina, Chile, Perú y Bolivia.
Las cuatro categorías participantes son autos, camiones, motos y cuatriciclos. A su vez cada categoría se divide en subcategorías, dependiendo si el equipo es profesional o privado y según el tipo de vehículo (de serie o modificado). Tanto las motos como los cuatriciclos para ser admitidos en la competencia deben estar legalmente registrados y adaptados para la circulación off-road (todo terreno), según las normas del Código de Autopistas de Francia y las especificaciones técnicas para los off-road rally establecidas por la Federación Internacional de Motociclismo.
La inscripción es abierta y por sus características es el certamen ideal para los que gustan de la aventura. Los participantes aficionados llegan a completar un total del 80% de los inscriptos. Además los fabricantes de vehículos aprovechan para lucir sus nuevos modelos modificados para esta prueba. Lo que empezó como una aventura se convirtió con el tiempo en la competencia de rally más  famosa del mundo, con un enorme despliegue tecnológico, con más de 2.000 personas que forman parte, entre organizadores, participantes y asistencia, quienes además son escoltados por vehículos de apoyo, camiones, helicópteros y sistemas de navegación GPS. La competencia es transmitida por los canales de televisión de los países participantes y por programas deportivos a nivel mundial.
En las ediciones 2010, 2011, 2012 y 2013, los representantes de Argentina en cuatriciclo, los hermanos Marcos y Alejandro Patronelli, de Las Flores, provincia de Buenos Aires, alternadamente, obtuvieron el primer lugar. En 2010 Marcos se convirtió en el primer argentino en ganar el Rally Dakar, mientras que Alejandro resultó subcampeón ese mismo año, un hecho sin precedentes en la historia del Dakar.
Pero no todo es aventura y diversión. El Dakar es cuestionado y controvertido debido a los accidentes mortales que sufrieron algunos aficionados que se acercan a la vera de los caminos para ver pasar a los competidores. También, durante la edición 2005, numerosas organizaciones no gubernamentales, ecologistas y sindicalistas, redactaron un manifiesto pidiendo la suspensión del rally, criticando la utilización de África como un terreno de juego cuando se encuentran inmersos en una profunda pobreza, hambre y enfermedades. La edición 2008 fue suspendida en África por las amenazas terroristas del grupo Al Qaeda. Una vez trasladados al Continente Americano, también se generó polémica en Chile por el daño medioambiental que produce el paso de los vehículos por el desierto de Atacama.
En su edición número 38 de este año, el Dakar recorrió nuevamente suelo argentino. El circuito unió esta vez Argentina-Bolivia. El pasado 3 de enero partieron desde Buenos Aires 556 pilotos de 60 países. El nuestro fue el tercer país más representado. Uno de los equipos participantes es M.E.D., los representantes de Ezeiza unidos bajo el lema “el espíritu sigue intacto”, quienes comenzaron en esta actividad en el año 2010, con una idea que nació de tres amigos fanáticos de los fierros, quienes decidieron dejar de ser simples espectadores al costado del camino y formar su propio equipo, bajo la dirección de Sergio Giugno, jefe del equipo, quien asegura que “este año nos encontramos con un equipo super profesional”. Cuando armaron el proyecto pretendían “hacer algo donde nuestro pueblo se uniera y estuviera orgulloso de poder llevar un piloto a la madre de las carreras” contó. Al comienzo el proyecto se llamaba Misión Ezeiza Dakar pero se dieron cuenta que en cuanto al marketing el nombre resultaba muy extenso y decidieron utilizar solo las siglas. Los pilotos del equipo M.E.D. de esta edición 2016 son Guillermo Julián, con el número 146, quien participó con el equipo en el Campeonato Nacional hace dos años, “el objetivo por supuesto que era llegar, terminar la carrera” dijo el cordobés de 33 años; Diego Martín Duplessis, con el número 104, de San Luis, con 26 años, experimentado piloto de motocross y cuatro veces campeón argentino, en 2014 se acercó al rally cross country, campeón del Dakar en series en la edición 2015, mejor piloto en motos y campeón en Dakar Challenge en el Desafío Ruta 40, “mi objetivo no era dar la vuelta, sino estar entre los 20 mejores” afirma; y Claudio Bayer de 46 años, con el número 284, que el año pasado compitió en el equipo pero debió abandonar por un problema mecánico, durante todo el año pasado se estuvo preparando intensamente, con pocos kilómetros de competencia, aspiraba a estar entre los diez primeros, dijo que “a nivel físico me vengo preparando con un personal trainer, más de dos horas de gimnasia por día. Aunque es una lástima que Perú no integre el recorrido, la ruta de este Dakar me resultó más cómoda”. La realidad es que, más allá de la clasificación, todos los competidores están motivados por el sueño de llegar hasta el final y formar parte del podio.


 

Podes ver más de esta nota en Facebook