Revista Ground Online
logo revista Ground

#SerUrbano / Fútbol


Del potrero a la escuelita

Existen distintas teorías sobre la edad adecuada para la iniciación deportiva de los chicos. Algunos afirman que el momento ideal es en la infancia, realizando trabajos generales sobre el niño, orientado hacia una futura actividad deportiva. Otros sostienen que es alrededor de los 10 años, donde ya se pueden realizar trabajos más concretos y específicos hacia un deporte determinado. 
Lo cierto es que cada año, en Argentina, miles de chicos entre 3 y 12 años se prueban y anotan en las numerosas escuelitas de  fútbol que existen. Muchas familias se acercan con la ilusión de que este sea el comienzo de una importante trayectoria deportiva. Sin embargo, los porcentajes señalan que uno, dos o a lo sumo tres chicos de cada cien posiblemente logre ganarse la vida con el fútbol. Así, lo primordial consiste en que los restantes, los que no llegan, obtengan la capacitación y el fortalecimiento necesario para vivir sin el fútbol, conservando y valorando la importancia de la actividad lúdica y el deporte. En las escuelitas, los chicos ingresan al mundo del fútbol con la inocencia inherente a la edad, a un mundo donde los goles y los triunfos son lo menos importante y donde la prioridad absoluta es (o debería ser)  la formación, la salud y respeto por el compañero y el adversario, en esta etapa de la vida donde se está formando la identidad y personalidad de cada chico. Gran parte de las escuelitas de fútbol reciben chicos a partir de los 3 años, y si bien no se plantean partidos completos, realizan juegos con pelota para estimular el desarrollo de la motricidad fina. Recién a partir de los 4 años empiezan a jugar con reglas más específicas.
Las escuelitas de fútbol no están nucleadas en ninguna asociación y no hay una estadística que determine cuántas hay en el país. Sin embargo no son lugares improvisados, en las canchas de césped el pasto está parejo, cuentan con el equipamiento adecuado para los entrenamientos y se cumplen horarios pactados de antemano. Sin dudas ésta última es la mayor diferencia entre estas instituciones y los potreros de barrio que renacían cada día en distintos terrenos baldíos y que se caracterizan por ser absolutamente espontáneos, donde los chicos juegan hasta el cansancio y las reglas se desdibujan permanentemente. En las escuelitas, la presencia de un adulto que coordina y pone reglas define límites desde el primer momento y será ese adulto el encargado de corregir los movimientos de los chicos, para evitar lesiones y para educarlos técnicamente. Y del mismo modo que el colegio desarrolla la motricidad cabeza-mano, el fútbol estimula la motricidad cabeza-pie por lo tanto es un aprendizaje que muchas veces sirve para la práctica de cualquier otro deporte.
Existen muchas escuelitas que pertenecen a grandes clubes del fútbol argentino y que desarrollan sus actividades con la idea de unificar conceptos con dichos clubes, compartiendo pautas de entrenamiento.



Escuela de Futbol Infantil River Plate en Canning
Tras la firma de un contrato con River, abrió sus puertas en marzo de 2015 en el predio del Club Portugués de Canning, donde concurren a entrenar alrededor de 200 chicos, en un promedio de dos veces por semana. Se acerca gente de Ezeiza, Monte Grande, Tristán Suárez, Canning y Spegazzini, entre otros. Alejandro Manolio es el Director Deportivo de la escuela y lo acompañan un grupo de entrenadores y profesores de educación física. Manolio rescata “la importancia de estos espacios para la integración de distintos sectores sociales a través del deporte, donde los chicos puedan aprender y divertirse sin presión de los adultos, en un ambiente que pretende ser un punto de reunión familiar. Si bien la gran mayoría llega con el sueño de jugar en primera división, nosotros tratamos de inculcarles a los chicos la idea que esto es un juego, donde hay que aprender a divertirse jugando al futbol, fomentando el espíritu deportivo para que crezcan sanamente”. Por su parte Verónica Vieira Alves, Coordinadora Administrativa del Club, explica que “la escuela de River hizo visible a nuestro club, por eso nuestra idea es seguir agregando espacios donde se puedan desarrollar otras actividades, en serio”. Este año la escuelita abarca las categorías comprendidas entre 1999 y 2011 y se inscriben chicos hasta completar un máximo de treinta por categoría.
Club Portugués: Escribano Vázquez y Sargento Cabral
Horarios de Administración: Lunes a Viernes de 17 a 20 hs
Teléfono: 15 32 65 43 92
Facebook: River en Canning

Escuela de Futbol Infantil de Banfield
Alejandro Faravelli es el Coordinador de la Escuela de Fútbol, él encara su trabajo desde un costado diferente, con la idea de que los logros se alcanzan a temprana edad con mucho trabajo técnico y gracias a la gran cantidad de materiales que utilizan para trabajar durante toda la semana. “Si el jugador técnicamente responde, te permite después desarrollar todo lo táctico, estratégico y los diferentes esquemas” explica y agrega que “desde acá les damos los conceptos claros para que puedan pegar un salto al Campo de Deportes. Por suerte, tenemos muchos chicos jugando en el Fútbol Infantil de Liga y A.F.A. que se formaron en esta Escuela. Es importante para el club y para los chicos es un incentivo”. La escuela de Banfield transmite un orden y una competitividad semejante a la del Fútbol Amateur en Inferiores, donde el objetivo es participar lealmente, mantener el nivel de juego y la cantidad de jugadores.
La Escuela de Fútbol se desarrolla en el “Microestadio 110 años”, frente a la Sede Social del Club Bandfield. Valentín Vergara 1635.
Teléfonos: 4242 1209 / 4202 9401/2019

Escuela de Futbol Infantil de Temperley
Bajo la idea de brindar un espacio sano donde los chicos puedan crecer, se desarrolla la Escuelita de Fútbol del Club Temperley, convocando a todos aquellos chicos y jóvenes que quieren representar la camiseta del club gasolero en las distintas competencias.
Av. 9 de Julio 360, Temperley
4231-5076


 

Podes ver más de esta nota en Facebook