Revista Ground Online
logo revista Ground

#Rodando / Mauro Alves

Mauro Alves empezó este recorrido en solitario por Sudamérica sabiendo que el verdadero viaje está en su interior y todo lo que le vaya pasando.

El viaje del rayo

Dicen que viajar abre la mente como pocas otras cosas. Y viajar solo parece ser, para Mauro Alves un aprendizaje más profundo. El 2 de Abril partió desde Monte Grande a bordo de una combi modelo 81 a recorrer Sudamérica con el sueño de llevar, como dice el refrán “su música a otra parte”.

Mauro Alves tiene 31 años, nació y creció en Monte Grande. Es músico. Pianista para ser más exactos. Aunque siempre tuvo otros “trabajos formales” que le permitieron pagar el alquiler, (que incluyeron desde clases de manejo en una autoescuela hasta ser profesor de piano en una escuela de música) asegura que “tocar el piano con amigos y bandas es lo que me genera el placer de estar conectado con lo que más me gusta hacer: música”

Su vida parecía transcurrir sin grandes sobresaltos hasta que un viaje que hizo sólo en auto a Córdoba, le hizo un click. “Sentí una nueva forma de mirar, de escuchar, de poder verme reflejado en la naturaleza y encontrarme con que estaba lleno de prejuicios y de pensamientos muy racionales que no me dejaban ver más allá de lo que parecían las cosas” relata Mauro y continúa “cuando me tocó volver, el que manejó el camino de vuelta fue otro Mauro, que por un lado sentía una paz que no había sentido nunca, pero por el otro lado estaba lleno de cuestiones y de dudas que ponían en jaque toda la rutina que me esperaba en Buenos Aires”.

Después de esa aventura a Córdoba nació la idea de viajar, de moverse y de dejar de ver las cosas siempre desde el mismo punto. “Sentí que necesitaba aprender mucho, pero no me iba a alcanzar con leer o mirar videos en Youtube. Uno aprende realmente cuando vive, cuando experimenta, cuando se conecta con las cosas que le pasan enfrente y las usa para el bien. Para aprender y entender” .

A los dos meses de volver de Córdoba compró una Mitsubishi L300 modelo ‘81. Armarla le costó mucho tiempo, esfuerzo y dinero. Casi todo está hecho a pulmón. Tuvo que aprender a trabajar la madera, a soldar, cosas de electricidad y de mecánica. Tuvo que hacer planos, dibujos y listas de tareas. Obviamente tuvo que equivocarse un montón de veces pero siempre lo volvía a intentar hasta que quedaba. La bautizó El Rayo Pampa en homenaje a Spinetta. “Siempre sentí que en sus letras, cuando se refiere al rayo habla de su auto. Obviamente es una interpretación mía. Pero además él tenía una VW Kombi que la usaba como estudio de grabación ambulante. Y Pampa porque el día que la compré venía con una calco vieja que decía “Pampa, alimento para mascotas” y con La Pampa tengo una conexión muy directa ya que mi vieja nació allí, en Macachín... y tengo allí una familia encantadora”

Si bien es un viaje por el continente que decidió hacer solo siente que en algún punto lo acompañan un montón de amigos y familiares que presenciaron estos tres años de preparativos y amagues de que salía este mes, el mes que viene, el verano que viene, “Siempre estaba estirando

la fecha de salida... En un principio pensé en llevar a mi perra Samanta pero finalmente entendí que ya tiene 10 años y no está acostumbrada a cambiar de territorio. Se quedó donde ya estaba, con mis viejos”.


“No necesitar de alguien puede llegar a ser una fortaleza” afirma. La misma fortaleza para aprender a vivir sin seguridades económicas. Para Mauro llegó el momento de quedarse sin dinero. Para solventar semejante viaje, tiene el proyecto de tocar el piano en bares, haciendo covers de todo tipo. Aunque no descarta trabajar en campos, granjas o construcción de casas de adobe a cambio de comida y alojamiento. Mauro está convencido de que en la vida las cosas se van dando a medida que uno las desea. “Mi presente tiene que ver con los deseos de mi pasado. Y cuando hay problemas, también ellos están conectados con mis miedos. Entonces los problemas también los estoy fabricando yo, así que bienvenidos sean. Ellos son la oportunidad que nos da la vida para entender como es la cosa. El mensaje es ese: Abrir bien los ojos para poder leer el mensaje” redondea.

Mientras tanto, Mauro sueña con vivir viajando por el mundo “y que cada persona encuentre su propio rayo que lo transporte desde el centro de su ser hasta el sol, ida y vuelta”. • ©

+INFO:

www.facebook.com/elviajedelrayo


Podes ver más de esta nota en Facebook