Revista Ground Online
logo revista Ground

#SerUrbano / Las Cardecitas

Deco & home, moda, servicios y gastronomía se concentran en pocas cuadras alrededor de la esquina de Cardeza y Las Heras, en Monte Grande.

Un pequeño centro comercial que marca tendencia

En la esquina de Cardeza y Las Heras comenzó a formarse, hace pocos años, un pequeño centro comercial que los lugareños comenzaron a llamar “las cardecitas”. La esquina en cuestión se encuentra a pocos metros del corazón comercial de Monte Grande, cerca de la clásica calle Alem. Pero históricamente, el comercio se desarrollaba hacia la derecha de esa calle, mientras que esta zona era puramente residencial. 
Desde que abrieron los primeros negocios, en viejas casonas restauradas y algún que otro garage reconvertido en local, el lugar se diferenció por una estética particular. Sin grandes marquesinas, ni cartelerías estridentes, vidrieras planas y simples, productos de diseño o marcas que no se encontraban en otro lado.
De aquella primera esquina, el nodo comercial se extendió por Cardeza, Las Heras, Rodríguez y Ameghino, y hoy se desarrolla allí un recorrido de diseño, decoración, indumentaria y servicios que se distinguen por su calidad. En medio de los locales de decoración, La Sofía Deco marca tendencia con su línea de productos trendy, que hacen que el diseño se vuelva accesible y cotidiano. En esa misma línea, acaba de inaugurar Chez Lenio su nuevo local.


A la vuelta de la esquina, una pequeña pero abarrotada librería vino a ocupar un espacio que hacia falta en Monte Grande. Gerenciado por ex Gran Emporio (la librería más tradicional de la zona que cerró sus puertas este verano), Francel tiene productos escolares, artístivos y comerciales.
En materia de insumos, Qwerty es el reducto de todos lso que buscan “soluciones” para telefonía y computación, reparación de celulares y tablets.
Exactamente en la esquina de Cardeza y Las Heras, Abraxas marca tendencia en indumentaria femenina, con su local de ropa, accesorios, bolsos y carteras de primeras marcas. Para ella, también es imperdible el centro de estética de Mónica Vallejo.
Para ellos, la cita es en la esuqina de Rodríguez y Ameguino, con marcas como Rever Pass, Kevinston y diversos negocios de ropa de surf y montaña.Y para los más chiquitos, hay negocios de franquicias como Grisino, y otros más alternativos y de diseño como Pequeños Reyes, un negocio que hace las delicias de los nenes (y sus mamás).
Es la zona de los cafés, desde las cadenas como Martínez y Havana, hasta los más autóctonos como le Paul, que capta las preferencias de los lugareños. La recorrida gastronómica no se agota en cafés, también hay pastas, sushi y cocina española, pizza y algún pequeño restaurante de cocina americana. Todos siguen la tendencia de privilegiar la calidad. Para los amantes del sushi, imperdible pasar por Oishii (o pedir delivery).

De a poco, el barrio que hasta hace menos de una década era una zona de casas bajas y tranquilas, va dejando a paso al centro comercial, aunque Las Cardecitas mantiene la fisonomía del lugar, con bancos entre los árboles y plantas en las veredas. Los comercios que integran estas cuadras no están agrupados, ni tienen una estrutura que los organice. Sin embargo, todos parecen seguir la misma línea de diseño y vanguardia con la que surgieron los primeros comercios.

 

Podes ver más de esta nota en Facebook