Revista Ground Online
logo revista Ground

#SerUrbano | Pasteur AMIA

A 22 años del atentado a la mutual judía, la tradicional estación de subte de la línea B mantiene vivo el recuerdo y el reclamo de justicia que todavía no llega. fue inaugurada el año pasado, con la participación de artistas plásticos y humoristas que dejaron su huella en los viejos muros de la estación remodelada.

La estación de la memoria

Eran las 09:53 de la mañana del 18 de julio de 1994. El barrio de Once empezaba su ritmo habitual. De pronto todo se paralizó. Un poderoso estruendo sacudió la calle Pasteur, el barrio, la ciudad y nuestras almas. Escombros, vidrios rotos, personas inocentes muertas. Una explosión que cambió todo. Después de algunos minutos de confusión y desconcierto, se supo, aunque nunca se llegará a comprender.
El atentado con coche bomba que sufrió la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) fue uno de los mayores ataques terroristas ocurridos en Argentina, con un saldo de 85 personas muertas y 300 heridas, y el mayor ataque sufrido por judíos desde la Segunda Guerra Mundial. Pasaron los años. Pasaron los gobiernos. Pasaron y siguen pasando las investigaciones. La marca de lo sucedido vive en cada uno de nosotros.

El año pasado, en el 21 aniversario del atentado, Subterráneos de Buenos Aires junto a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) reinauguraron la Estación Pasteur de la Línea B como un espacio que invita a reflexionar sobre el rol fundamental de la memoria como herramienta estructural del futuro.
La estación está ornamentada con 26 obras, entre historietas, ilustraciones, murales y fotografías, de 25 artistas locales que contribuyeron a crear un lugar permanente de homenaje a las víctimas del atentado y de búsqueda de justicia y verdad.
“El subte vive y refleja la historia de la Ciudad y su gente. El atentado a la AMIA fue sin dudas uno de los hechos más terribles sufridos por nuestra sociedad. Por eso, creemos importante mantener el recuerdo vivo en esta estación para contribuir a generar conciencia y reflexión”, aseguró el Ing. Juan Pablo Piccardo, Presidente de Subterráneos de Buenos Aires.


En el vestíbulo, los usuarios pueden iniciar el recorrido por un Centro de Interpretación que contiene información sobre el hecho y dejar mensajes a través de pantallas táctiles.
Por su parte, los andenes fueron intervenidos con piezas de  los artistas Miguel Rep, Sendra, Corne, Pito Campos, Jorh, Liniers, Fontanarrosa, Rudi y Paty, Buenos Aires Stencil, CEO, Daniel Paz, Maitena, Tute, Napo, Langer, Rocambole, Caloi, Hermenegildo Sábat, Emiliano Miliyo, Alfredo Grondona White, Crist, Sergio Izquierdo Brown y Luis Campos. Todos los artistas participantes cedieron gratuitamente los derechos de las obras para ser exhibidos en este espacio. Las obras se completan con tótems con pantallas que proyectarán videos y un reloj con el horario exacto en que ocurrió la tragedia.
Esta acción es el resultado de un convenio de colaboración celebrado entre SBASE (Subterráneos Buenos Aires)  y AMIA, con el objetivo de crear en la estación Pasteur un lugar dedicado a las víctimas que invite a concientizar y generar reflexión frente al hecho.
Al respecto, la Gerente Corporativo y Comercial deSBASE, Verónica López Quesada expresó “el subte es un lugar por donde circulan 1 millón de personas por día, por lo que es ideal para apoyar la difusión de temáticas y hechos culturales que generen conciencia frente a cuestiones que nos interpelan como sociedad”. En julio de 2015 se aprobó por unanimidad el proyecto de ley tratado en la Legislatura de la Ciudad que proponía el cambio de nombre de la estación a Pasteur AMIA. 2016. Se cumplen 22 años de esta tragedia. La Estación Pasteur AMIA se considera un lugar de reclamo permanente de justicia y es la única en el mundo dedicada al homenaje de las víctimas de un atentado.