Revista Ground Online
logo revista Ground

#Turismo / Escapadas

Escaparse de la gran ciudad siempre es un buen plan. Y si esa posibilidad se encuentra a sólo 30 kilómetros de Buenos Aires, la oferta es más tentadora aún. Canning, al sur de Buenos Aires, encierra algunos atractivos particulares y bastante poco conocidos, que permiten disfrutar de un entorno verde y seguro, a menos de una hora de Capital.

Miniturismo en Canning

Dos chicos de inconfundible aspecto de turistas (bermudas y alpargatas en uno de los septiembres más frescos de los últimos tiempos) apuran un café en una de las mesitas debajo de la araucaria centenaria que corona la entrada del Hotel Plaza. No estamos en Palermo ni en Recoleta. Estamos en Canning, una pequeña localidad ubicada en el límite entre Ezeiza y Esteban Echeverría, rodeada de countries y campos de golf. En menos de 20 años, pasó de ser un pueblo de quintas y hornos de ladrillos a un polo de desarrollo urbano.
La cercanía al Aeropuerto y a Buenos Aires, hizo que Canning comience a vislumbrar un desarrollo turístico que acompaña al crecimiento urbano. Así, centros comerciales y de diseño conviven con una milla gastronómica y una serie de opciones de esparcimiento y tiempo libre.
EL MAYOR PULMÓN VERDE DEL GRAN BUENOS AIRES
La Autopista Ricchieri conduce directamente a los Bosques de Ezeiza,  un pulmón verde creado cuando se construyó el Aeropuerto Internacional. Hasta los 70 supo ser lugar de esparcimiento de la clase media, que huía de la ciudad cada fin de semana en busca de actividades al aire libre. Más tarde, la zona cayó en el abandono, hasta que a principios de los 2000 comenzó una recuperación y puesta en valor de diferentes espacios y recreos que hoy vuelven a ser disfrutados por miles de visitantes todos los fines de semana.

Muy cerca de allí, se extiende el corredor verde que une Canning con San Vicente, (y hacia el otro lado con Cañuelas) . A su alrededor, se suceden countries y barrios cerrados, alternados con campos de polo, links de golf y un entorno verde y seguro.
EL MAYOR PULMÓN VERDE DEL GRAN BUENOS AIRES
La Autopista Ricchieri conduce directamente a los Bosques de Ezeiza,  un pulmón verde creado cuando se construyó el Aeropuerto Internacional. Hasta los 70 supo ser lugar de esparcimiento de la clase media, que huía de la ciudad cada fin de semana en busca de actividades al aire libre. Más tarde, la zona cayó en el abandono, hasta que a principios de los 2000 comenzó una recuperación y puesta en valor de diferentes espacios y recreos que hoy vuelven a ser disfrutados por miles de visitantes todos los fines de semana.

Muy cerca de allí, se extiende el corredor verde que une Canning con San Vicente, (y hacia el otro lado con Cañuelas) . A su alrededor, se suceden countries y barrios cerrados, alternados con campos de polo, links de golf y un entorno verde y seguro.



La soñada

La soñada

Casa de campo a minutos de la ciudad
La casa de campo “La Soñada” abrió sus puertas en marzo de 2014 a unos metros de la ruta Mariano Castex, para todas las familias o parejas que estén interesadas en pasar unos días de relax, lejos de la ciudad y en contacto con la naturaleza y los animales.
Las instalaciones de la soñada cuentan con 3 casas totalmente equipadas, preparadas para permanecer desde 1 día, 1 semana o hasta 1 mes. Una gran piscina central disponible para todos los huéspedes, termina de completar el gran parque lleno de verdes.
Los interesados tienen a su disposición los caballos del lugar para realizar cabalgatas tanto de día como de noche, y lo pueden hacer solos o con guía que los acompañe. Una experiencia recomendable para pasear por los alrededores del lugar y disfrutar un momento al aire libre junto a la familia y/o pareja.
Para la próxima temporada 2016 el  complejo va a contar con un climatizador para la pileta a base de energía solar, y así poder cuidar el medio ambiente y a su vez tener la piscina disponible en invierno para los que deseen usarla. 
Una opción para relajarse y pasar tiempo en compañía, rodeado de distintas variedades de árboles que permiten que el aire fresco inunde el lugar.
www.facebook.com/complejolasoniada



Lago escondido

Lago escondido

Aguas cristalinas, pesca deportiva, y un exquisito restaurante.
A unos 5 minutos de la salida de Tristán Suárez de la autopista Ezeiza-Cañuelas, nos encontramos con lago escondido, un lugar diseñado para relajarse, pasar tiempo en familia y conectarse con la naturaleza.
Hace 14 años en una de las canteras de Tristán Suárez, se construyó un lago artificial pensado principalmente para la pesca. Actualmente el predio es un lugar cálido, cómodo y familiar para pasar el día o para los interesados, también está la posibilidad de quedarse a pasar la noche en una de las cabañas.
El complejo cuenta con un gran lago principal, preparado para la pesca familiar y los fines de semana está disponible el alquiler de kayaks.
En el salón comedor, hay una gran parrillada fija junto con distintas ensaladas y postres. También hay mesas al aire libre para las familias que deseen llevarse su propia comida y disfrutar de un picnic bajo el sol.
El lugar ofrece distintas actividades para los chicos como canchas de futbol y vóley, piscina, mesas de ping pong, metegol, tirolesa, entre otras.
Lago escondido está declarado sitio de interés general por la municipalidad de Tristán Suárez hace ya unos años. Un  lugar para conectarse con la naturaleza, y pasar tiempo en familia.
Los verdes, el aire fresco y las instalaciones del lugar garantizan un momento de relax y diversión para toda la familia.
www.lagoescondidoezeiza.com.ar



Milla gastronómica en Canning

La milla gastronómica

Desde la rotonda de acceso de Canning, hasta la rotonda de la mujer, se suceden una cantidad de bares, restaurantes y parrillas que conforman la milla gastronómica. Hoy, la milla gastronómica se extiende un poco más allá, por las calles aledañas y por la misma ruta unos cuantos kilómetros más.
La oferta es variadísima: parrillas tradicionales, asadores gourmet, cocina mediterránea, fusión, peruana, pastas, sushi, cafeterías, heladerías, patisseries, además de cadenas de fastfood, y los patios de comida de los centros comerciales.
› www.gocanning.com.ar



Plaza Canning

Como en Europa

Cuando César Giuggioloni comenzó a proyectar Plaza Canning, no se basó en el concepto tradicional de shopping center. Pensó en un lugar de encuentro, donde los lugareños y visitantes encuentren la oferta de bienes y servicios que necesitan para su vida cotidiana. Concebido como un pueblo, Plaza Canning es un lifestyle center que tiene locales comerciales, restaurantes, bares, oficinas profesionales y de servicios, un banco, un teatro y un hotel. 
Pero lo que realmente define a Plaza Canning es su arquitectura. “Quise recrear los antiguos pueblos del sur de Italia, darle al complejo un valor agregado desde su estética” , cuenta Giuggioloni.
El diseño lleva la firma de la arquitecta Liliana Olivieri, esposa de César, quién supo plasmar a la perfección el proyecto de su marido. Construido con aberturas antiguas, balcones repletos de flores y callecitas empedradas, el visitante se siente transportado a otra época. Inaugurado en el 2008, Plaza Canning es el primer complejo del país con estas características, y se convirtió en el lugar de referencia de la zona.
“Tratamos de no derribar los árboles que ya existían en el predio, si no que los integramos al proyecto”, explica Liliana. Entre esos, el que se lleva todos los laureles es una centenaria araucaria que le da un marco bellísimo al parque del Hotel Plaza, el hotel de cuatro estrellas que alberga el complejo. 
“El Hotel se proyectó como parte integrante del complejo, pensando en el potencial de Canning como proveedor de servicios para turismo. Estamos muy cerca del Aeropuerto, y un hotel de esta categoría es una buena opción para viajeros y  tripulantes, Pero sobre todo estamos orientados al mercado de turismo corporativo o de negocios”, continúa César. “Sin embargo, cada vez son más los pasajeros locales que recibimos que vienen por un fin de semana, o visitantes ocasionales que deciden quedarse a disfrutar de una noche en Canning”.
El Hotel Plaza es el único hotel de esa categoría en el área urbana de Canning.
Tiene  54 habitaciones, de amplias dimensiones, que cuentan con todos los servicios que necesitan sus pasajeros para combinar placer y trabajo. Imperdible, su spa con circuito hídrico, y disfrutar de una cena en el parque debajo de los árboles iluminados con faroles antiguos.

› www.plazacanning.com.ar